29 de junio de 2015

SAL Cesta japonesa.


                               Y por fin aquí esta el resultado, ya he terminado mi cestita.

Un trabajo del que me siento muy orgullosa ya os conté en esta entrada lo que he disfrutado de este SAL y lo que agradezco a Isi haber podido realizar esta cesta bajo su tutela.




Aprovechando la fantástica luz que hay ahora en verano, he salido cual Caperucita  con su cesta a dar un paseo y no por el bosque, sino mucho mas cerca y sacar unas bonitas fotos con luz natural, que con lo bonita que ha quedado la cesta, bien se merece un retrato o varios en condiciones.




Como me imaginaba el montaje es lo que mas me ha costado porque hay que hacerlo todo al milímetro para que todo encaje, tiene algún fallito pero no pienso decirte donde, si hasta ahora no lo has visto es que no es muy grande jijiji




Y aunque ya te había enseñado todos los lados de la cesta con detalle, no me resisto a volvértelos a enseñar....




                                                     Por el derecho y por el revés.....




                                                     ....por arriba y por abajo.....




                                                    .....de cerca y de lejos......




                                          Porque...... ¿ Ha quedado chula, verdad?




Y ya esta en su rincón, un sitio especial en mi cuarto de costura para tenerla siempre cerquita de mi y guardando ya las bobinas de lana rustica que he utilizado para bordar esta cesta y que son mi ultima adquisición.



Y como ya estamos de nuevo en verano y llega el calor y las vacaciones y las terracitas.... bajare un poco el ritmo pero pretendo no cerrar el blog por vacaciones, pero si espaciare un poco las entradas, así que cuento contigo si estas por aquí.

Y tanto si te vas o te quedas, que disfrutes de las vacaciones, de la familia, de los amigos, de la playa, de la montaña, de la costura, de unos cuantos libros, de un buen helado y alguna caña bien fresquita y nos volvemos a encontrar a la vuelta.

                                                         ¡¡¡Feliz Verano!!!

15 de junio de 2015

Una colcha para Martina


Esta colcha es muy especial porque es la primera colcha de Martina pero también es la primera colcha de bebe que hago y aunque es para Martina en realidad es el regalo para una abuela primeriza.

Así que como estábamos todas de estreno, no me quedaba otra que hacer algo especial y diferente de todo lo que había hecho hasta ahora pero no contaba con mucho tiempo y ni corta ni perezosa y mas chula que un ocho decidí hacer una colcha.




Desde el principio tenia claro lo que iba a hacer, la llamada colcha rápida (para mi no tan rápida, yo soy muy lenta) y que telas iba a utilizar.

No conozco a los papas de Martina así que no sabia que les gustaba, a mi me gustan mucho las telas clásicas de bebe pero se que a la gente joven no les va mucho así que tire por lo seguro, unas telas Tilda de la colección The summer fair, unas preciosas telas con un tono empolvado, ya se que no es precisamente en una colcha de bebe en lo que piensas cuando ves las telas Tilda pero son las telas ideales para hacer una colcha para una princesa.

                                       ¿Porque a quien no les gustan las telas Tilda?




Creo que me ha costado mas tiempo planificar lo que iba a hacer, que hacer la colcha en si, no he podido entender como si los colchones de las cunas estandarizadas miden todos igual, todas las colchas que he mirado, libros, revistas, patrones, no hay dos colchas que midan lo mismo.

Así que he estado preguntando a todo el mundo cuanto median sus colchas y menos mal que llego Mercedes a socorrerme, sin su ayuda con lo indecisa que soy yo, a estas alturas todavía estaría dándole vueltas al tema de la medida de la colcha.




   En el bloque central una aplicación de una dulce niña columpiándose en compañía de su osito.




La cuerda del columpio es otra de las cosas que me ha hecho dar muchas vueltas, al principio pensaba bordarlo a punto tallo pero luego pensé que iba a quedar muy finita y que no iba a quedar bien y ahí estuve dándole vueltas hasta que un día cogí mi caja de cintas y empece a ponerlas encima hasta que vi esta cinta de lino que creo que le queda genial, porque hace el efecto de la soga y tiene el volumen adecuado.




Y luego no hay mas que jugar con las telas y hacer combinaciones y elegir la que mas te gusta.

         Es lo que tienen las telas Tilda, las pongas como las pongas seguro que quedan bien.




Se me ocurrió hacer unas mariposas en vez de poner botones, al final no les borde las antenas y quedan así como lazos combinando las distintas telas.

                    Para hacer las mariposas seguí el tutorial de Elena de Momentos de costura.




                                                         ¡Y aquí esta entera!!

                                        Lo difícil que es sacar una foto a toda la colcha.

Claro esta que no se me ve porque soy yo la que hace la foto, pero para esta foto estoy subida en una escalera, no había manera de que entrara toda la colcha en el objetivo jijiji




                                            Y aquí doblatita para poder empaquetarla bien.

Ya llego a su destino y se que a la abuela le gusto mucho, ahora solo espero que esta colcha arrope los dulces sueños de Martina.

                                                  Un abrazo y... Feliz Semana!!!

8 de junio de 2015

SAL cesta japonesa, cumpliendo objetivos.


Supongo que a estas alturas todas conocéis el archi famoso SAL de Isi y su cestita japonesa y aunque hasta ahora no había publicado nada en el blog, yo soy una mas de las tantas que nos hemos apuntado a esta segunda oportunidad para hacer esta preciosa cesta.

Hace unos días hablando con Mary Carmen del blog Coso que te coso me preguntó porque hasta ahora no había publicado nada en el blog y la verdad es que no hay un motivo especial, he ido publicando otras labores y mis avances en el SAL si que los he compartido con muchas de vosotras pero en facebook y hemos hablado mucho de nuestros avances y de alguna dificultad que nos ha surgido así que si no me sigues por facebook ahora es un buen momento para dar al me gusta y no perderte nada.




Con mi cambio de casa no hago mas que buscar cajas, cestas, latas y demás artilugios para poner un poco de orden en todos mis materiales y cuando vi este SAL no dude ni un momento en hacerlo

                                         ¡con lo bien que me viene a mi una cesta!!!

aunque mi gozo en ese sentido duro poco, porque no es una cesta, noooo, es una cestita y muy pequeñita, así que mis problemas de almacenaje y orden no me los va a solucionar jajaja




Pero como todo lo pequeño tiene ese encanto especial en el detalle y como Isi propuso unos plazos muy asequibles para cada etapa he podido cumplir los objetivos sin ningún estrés y eso que como vosotras siempre tengo varias labores entre manos.

                          Decir que he disfrutado de cada etapa es poco, me lo he pasado pipa.

Las ganas con que he recibido cada nueva etapa del SAL y la ilusión con la que he ido preparando las telas, prácticamente son todas japonesas, aunque todas todas no.




                                          El siguiente paso es hacer las aplicaciones.

                        Como son piezas tan pequeñitas son ideales para hacerlas con apliquick.

    Es evidente que he cogido soltura con los palillos y que estoy mas que satisfecha con el resultado.




Para coser las aplicaciones he utilizado seda, ha sido otro de mis últimos descubrimientos, quedan el doble y eso que tengo pocos colores.




Y llega el momento del bordado, un montón de pequeñas florecitas llenan los cuatro lados de la cesta.

Y me acorde de una de mis compras de Sitges, en Lunares compre unas cuantas bobinas de lana que andaba detrás de ellas desde hacia tiempo y decidí probar a ver que tal quedaban.




Probé con un poco de miedo porque al fin y al cabo es una lana rustica y para hacer los nudos de las flores pensaba que igual no iba a correr, pero estaba equivocada, me encantan como han quedado.




Al ser mas grueso le da un volumen muy majo a las flores y aunque no tiene el brillo del mouliné, me gusta mucho el efecto que hace con las telas japonesas.




                         Y para finalizar cada etapa el acolchado que he hecho con hilos Valdani.

Solo espero que viendo estas fotos os pueda transmitir todo lo que he disfrutado de cada puntada, de cada piececita, de cada bordado que hasta ahora he dado en esta cesta.




    Ahora queda la ultima etapa, la que me parece a mi que va a ser la mas complicada, el montaje.

Siempre me toca pelearme con los montajes pero confío en que Isi nos lo explique todo muy detalladamente para poderlo sacar adelante, pero eso ya será otro día.




                 Y para terminar, una imagen refrescante sacada de este sofocante fin de semana.

Se trata de una tradición de Barcelona que no conocía y que me ha gustado mucho y que tiene lugar el dia del Corpus y que se llama el huevo como baila.

La tradición dice que hay que hacer bailar un huevo en los surtidores de las fuentes situadas en claustros, patios o jardines. Las fuentes se decoran con flores y el huevo se coloca en el surtidor de modo que gira sin caerse.

Quiero aprovechar para dar la bienvenida a mis nuevas seguidoras y daros las gracias a todas por estar ahí, porque se que puedo contar con vosotras cada semana.

                                               Un abrazo y.... Feliz Semana!!!

1 de junio de 2015

Los regalos de Alba.


La pequeña Alba acaba de nacer y como no podía ser menos le he preparado una pequeña canastilla eso si llena de elefantes.



Y es que los elefantes es el motivo de esta preciosa tela de Robert Kaufman que tenia guardada para una ocasión especial.




Como no podía faltar, la funda para llevar todos los papeles médicos, he vuelto a hacer la banderola con el nombre bordado y unos cuantos botones con motivos infantiles.




                           En la trasera he aplicado un elefante muy gracioso con unos globos.




                                 Un pequeño doudou lleno de cintas con diferentes texturas.




                                                            Y como no, un babero.




Cada vez que preparo un regalo me gusta hacer algo diferente que no sean todas las canastillas iguales y aunque algún elemento es un clásico como la funda para la documentación sanitaria y algún que otro babero los otros los voy variando.

Esta vez hice una practica bolsa, no quería que abultara mucho el regalo, ya que se iba hasta Escocia, he vuelto a aplicar el elefante y esta vez he bordado el nombre de Alba en los globos.

                  A los papis y a los abuelos de Alba les gusto mucho, y a ti ¿ te ha gustado?

                                            Un abrazo y..... Feliz Semana!!!